Saltar al contenido
Sabores de Córdoba

Los vinos tintos de Sierra Morena en el norte de la provincia de Córdoba

Por Concha Torrecilla

Jesús Ledesma ingeniero agrónomo y enólogo lleva más de 25 años elaborando vinos en distintas Denominaciones de Origen, Rioja, Ribera del Duero, Toro, Tierra de León… y en la actualidad en Sierra Morena cordobesa.

A lo largo de este viaje ha elaborado más de 60 marcas de vinos y recibido cerca de 40 premios como reconocimiento del sector profesional a nivel nacional e internacional a su trabajo como enólogo.

Hace unos años comienza una nueva andadura en Ojuelos Altos, aldea de Fuente Ovejuna, donde reconstruye la bodega familiar que data de 1924, Bodegas y Viñedos El Peco.

“Me encantan los viñedos raros, plurivarietales y llenos de “defectos” donde la mano del hombre haya intervenido poco o lo justo y la Naturaleza sea la dueña de la situación”

¿En qué consiste el proyecto vitícola de Jesús Ledesma en la Sierra cordobesa?

Como la mayoría de “proyectos vitícolas de este corte” es un proyecto personal, “el loco de las viñas” me llaman entre otras cosas en los corrillos de los bares.

La palabra “bodega” ha sido tan familiar en mi casa como la de “papá” o “mamá”, me dedico profesionalmente al sector del vino, soy propietario de una finca en plena Sierra Morena de Córdoba donde hace 80 años había viña …. Pues no hay mucho más que decir al respecto. En primer lugar, me atrajo el entorno: virgen, salvaje, inalterable, recio, aislado, como un tesoro escondido.

En Ojuelos Alto el terreno cambia, se vuelve empinado y sus suelos pedregosos con restos de metales como cobre, magnesio, piritas, hierro… y un ecosistema de flora y fauna equilibrado se convierten en un entorno ideal para el desarrollo de la vid de forma integrada con el entorno.

Además de esto tengo colmenas de abejas en la finca que ayudan a la polinización del viñedo y que controlan las plagas más livianas que pueda sufrir el viñedo.

Me considero, humildemente, parte de esta historia en esta zona y quiero que este recuerdo no se pierda y adaptarlo a los tiempos actuales partiendo de todo lo vivido y aprendido.

Me encantan los viñedos raros, plurivarietales y llenos de “defectos” donde la mano del hombre haya intervenido poco o lo justo y la Naturaleza sea la dueña de la situación.

Los Viñedos de Bodegas El Peco se encuentran a 750 metros de altitud, ¿qué aporta la altitud al vino?

En invierno son muchas las semanas de nieblas, brumas matinales y buenas heladas que ayudan al viñedo a eliminar toxinas y acumular reservas en su tronco y ramas de forma más eficiente, se hacen más fuertes cada año y enraízan a más profundidad.

La altitud aporta contrastes de temperatura entre el día y la noche de unos 15 º C en verano lo que es un respiro diario para cualquier ser vivo y un regalo de la Naturaleza.

La viña, sensible a estos cambios reacciona y se defiende por medio de sus frutos, que son las uvas y es lo que yo busco como viticultor.

De esa defensa cambia la composición en azúcares, ácidos y de la piel de la uva que yo aprovecho para elaborar vinos tintos con DNI Sierra Morena.

En el punto más alto del valle del Guadiato la ubicación de Ojuelos Altos aporta ventilación y corrientes de aire que pasan a través de las ramas y hojas de las viñas, favorecen la insolación perfecta, mantienen la temperatura de la planta y disminuyen los riesgos de enfermedades y plagas.

¿Cómo se trabaja el viñedo en estas condiciones?

Esta es la parte menos divertida y romántica de esta historia. El 80 % de los trabajos son manuales, la poda de invierno, la poda en verde, la eliminación de la flora salvaje que entra en competencia con el desarrollo del viñedo, la vendimia que hacemos en pequeñas cajas.

La maquinaria que empleamos es muy especializada y adaptada a terrenos con pendientes del 25 % y con mucha piedra suelta.

Tractores de doble tracción y estrechos y todos los aperos convencionales hay que adaptarlos a las diferentes zonas del terreno.

Solo realizamos tratamientos autorizados por la agricultura ecológica con la certificadora de producción ecológica CAAE, número 1 en Europa. La agricultura ecológica es más preventiva que curativa y esto exige un control y mano de obra en viñedo muy superior al cultivo convencional.

Rescatar el concepto de Vino de pueblo, como vino singular de calidad, ¿cómo define Jesús Ledesma el Vino de pueblo?

Para mí el concepto de Vino de pueblo es el de Vino de viña y no vino de bodega; entiendo vino de pueblo como vino con un origen concreto y acotado, un terreno y sus peculiaridades conservadas en una botella.

Y salvando las distancias, los grandes vinos que hoy día llenan las portadas más glamurosas de la prensa “winelover” vienen de viñedos pequeños donde confluyen factores agronómicos, ambientales, de la adaptación del viñedo y del saber hacer del viticultor… mucha mano de obra, y eso en grandes parcelas es inviable.

Para finalizar y remarcar, en muchos mercados – sobre todo en las ciudades medias y grandes – los productos de marca “de pueblo” se venden más caros y tienen la impronta para el consumidor de una elaboración más natural y más tradicional, es decir, con un fuerte componente humano de calidad y saber hacer, que también forma parte del ADN El Peco, vinos honestos, vinos de pueblo, sostenibles y ecológicos.

Resumiendo, se pueden hacer productos en general “de pueblo” sin ser un guarro, porque hoy día somos muchos los profesionales en cada sector, pero de una altísima calidad y de una singularidad única.

“Entiendo vino de pueblo como vino con un origen concreto y acotado, un terreno y sus peculiaridades conservadas en una botella”

¿Qué tipos de vinos elabora en la actualidad en Sierra Morena?

Mayoritariamente tintos, porque veo mucho potencial en la zona para este tipo de vinos.

Blancos secos, vinos de cosecha o vinos del año, de una graduación máxima de 13,5 % vol. fáciles de beber y afrutados.

Por respeto, cariño y a esa tradición que no quiero que se olvide elaboro también algo de vino de pitarra como lo hacían mis abuelos y bebían fresquito con los primeros calores del año.

Aquello era una fiesta, cómo mis tíos Félix, Antonio y mi padre entre otros, pisaban los racimos para extraer suavemente el mosto y del cansancio bebían buenos tragos de estos vinos medio dulces, medio secos que llamaban Pitarra para seguir con el tajo y cada vez con más risas en el cuerpo.

¿Piensa en un Vino de Pago de la Sierra cordobesa?

Puff, ni entra en mis planes ahora mismo, la verdad, por otro lado sería una idea fantástica y me gustaría que mis hijos la pudieran vivir y disfrutar.

¿Por qué no?, la zona tiene potencial y singularidad.

Qué experiencias organiza en torno al mundo del vino.

Tengo la desgracia (…risas …) de peinar alguna que otra cana, de haber bebido y vivido mucho vino y de seguir con la sensación de que no comunicamos ni llegamos de la manera correcta a nuestros potenciales clientes.

Organizo eventos, experiencias y vivencias alrededor de la Naturaleza con el viñedo como hilo conductor, catas, degustaciones, masterclass técnicas o un simple “vino con charla” entre amigos cualquier día tonto en el que la vida te supera.

Si no sabéis qué hacer el fin de semana, venir a conocer El Peco Bodegas y Enoturismo, seguro que os va a gustar.