Saltar al contenido
Sabores de Córdoba

Calleja Pan y Conejo

Por Chary Serrano

Calleja Pan y Conejo, sin salida, tiene la entrada por la calle Caldereros, que es la prolongación de la calle Rey Heredia hasta la Cruz del Rastro que desemboca en La Ribera. Tiene un solo número de casa y está ubicada en la zona céntrica de la Calle Barroso, en el casco histórico de Córdoba.

Este curioso nombre puede ser debido al nombre de algún residente o taberna o mesón. En 1497 ya aparece con este nombre. Es una de las callejas más antiguas de Córdoba, que aún se conservan.

Calleja Pan y Conejo desde dos perspectivas

El pan tan imprescindible en nuestra alimentación, sustento principal en muchos casos durante siglos y el conejo, con gran abundancia en los campos por aquella época, cocinado en numerosas recetas y presente en las comidas de las casas, fondas y tabernas. Un nombre para dejar volar la imaginación de lector, y recrear historias de cual sería su origen.

El datar esta calleja en ese año, que puede ser mucho más antigua, se debe a un documento del Archivo de la Catedral en el que se recoge:

«1497, diciembre. 28. Córdoba,

«Carta de venta de una casa en la colación de San Juan, en la calleja de Pan y Conejo, otorgada por García Ruiz de To­ro en favor de Juana de Morales, hija de Juan Rodríguez de Mo­rales, vecina de Córdoba. En Córdoba 28 diciembre 1497, ante Pe­dro Ortiz, escribano público.

Pergamino. 4 pág. 280 mm. x 210 mm.» (Dañado por la humedad en el margen superior y primeras líneas del texto).»

En el siglo XVII se conoció también como Calleja del Postigo del Marqués del Carpio. Tiene un bonito torreón en esquina y a través de la calleja se llega a una plazuela con las armas de los Sotomayor, Señores y Marqueses de Carpio, por lo que parece que ésta casa señorial tenía por la calleja su puerta falsa, como entrada del personal de servicio y entrada a las caballerizas de la casa

Don Diego López de Haro y Sotomayor (Córdoba, 1515 – 1578), fue el primer marqués del Carpio. El rey Felipe II le concedió este título el 20 de enero de 1559.
Fue el artífice de las Caballerizas Reales de Córdoba.

Actualmente ésta calleja se llama «LA PIERNA». Fue llamaba así por una pierna de piedra caliza que estaba en un nicho en la fachada de la casa número cuatro. Era el resto de una pieza romana que se encontró en una obra y el propietario en lugar de tirarla, como podría haber hecho, la colocó como curiosidad en ese nicho. Esta es la narración más verosímil del resto, que son leyendas menos creíbles.

Esta calleja formó parte del itinerario que organizó el Ayuntamiento de Córdoba para el I Festival de las Callejas de Córdoba  (9 al 15 de octubre 2017) y II festival (11 al 14 octubre 2018.)

Visitar nuestras callejas supone conocer más sobre la Córdoba antigua, sus costumbres y sus gentes, nuestros orígenes y el porqué de su estrecha construcción.

Nuestro patrimonio arquitectónico no se limita a los grandes monumentos que son muy conocidos. Córdoba es más.

Parte de esta información está sacada del blog Notas cordobesas, de mi estimado Paco Muñoz.

Los demás temas sobre callejas en ésta web se pueden ver en: Los sabores de Córdoba en nuestras calles y callejas.