Saltar al contenido
Sabores de Córdoba

Calleja del Aceite, Córdoba

Por Chary Serrano

La semana pasada comenzamos con una serie de artículos sobre las calles y callejas de Córdoba con nombres de alimentos, situadas en el Casco histórico. El primer artículo fue un prólogo explicativo de los que vamos a escribir.

Comenzamos con el barrio de Santiago, en pleno casco histórico de Córdoba, donde está situada la Calleja del Aceite, que ha recibido diversos nombres, siempre en función del personaje más destacado que vivía en ella.

En el siglo XV se llamaba «Portichuelo», conociéndosela también por la Calleja de Manrique y la de Guzmán.

A finales del siglo XVII y principios del XVIII su nombre era doble, pues era conocida como Calleja de Góngora, o de Diego de la Concha, que por la relevancia de los dos personajes era difícil decantarse por alguno de ellos.
Don Diego de Góngora era médico y le sucedió en la misma casa su hijo Pedro.
Don Diego de la Concha era miembro de la aristocracia y fue capitán de los Reales Alcázares de Córdoba.

Es a principios del siglo XX cuando la calleja toma su actual nombre, del Aceite, porque a ella se fue a vivir Antonio López, un comerciante de Fernán Núñez que se dedicaba a vender aceite al por menor.

Se accede desde la antigua calle del Sol, hoy calle Agustín Moreno, paralela a calle Ronquillo Briceño. Tiene unos 30 metros de profundidad y ocho o diez casas en total. Es peatonal por sus escasos 3 metros de amplitud.

En el número 8 se encuentra una hermosa casa que conserva elementos de la antigua vivienda. José Antonio Espinosa y su esposa Carmen han ido transformando una casa de vecinos en ruinas con un solar de 600 metros, en uno de los patios más completos y visitados durante el Festival de los Patios de Córdoba, por lo que la calle o calleja del Aceite es bien conocida, no solo a nivel de la ciudad, sino de todos los que nos visitan en los días del concurso, del resto de España y del extranjero.

Los patios de Córdoba entraron en la lista del Patrimonio Mundial concedida por la Unesco en 2012.

Patio Calleja del aceite:

Entrando, en el zaguán hay un antiquísimo resto de una pintura al fresco representando la oración en el huerto y a continuación una pequeña y hermosa fuente nos da la bienvenida en el «Patio de los Chinos», que toma el nombre porque el suelo está formado por el típico enchinado cordobés.

Seguimos por el «Patio de las Orzas» que nos llevará a un patio/ jardín interior con una piscina central a modo de fuente gigante, con chorros de agua y con restos arqueológicos integrados en la decoración. Arboles, plátanos, palmeras, diferentes especies de plantas que se abren a una zona lateral dedicada especialmente a cactus, algo inusual y que llama mucho la atención por la cantidad y variedad.

Preciosa casa, con 3 patios llenos de detalles, un oasis. Totalmente recomendada para visitar.

Una calleja la del Aceite con mucha historia, muy vivida y transitada a pesar de su tamaño. Y su nombre… ACEITE, nuestro oro líquido tan representativo de toda nuestra provincia, con 4 Denominaciones de Origen Protegidas: DOP «Baena», DOP «Adamuz», DOP «Priego de Córdoba» y DOP «Aceite de Lucena».:

Recomendamos: Los sabores de Córdoba en nuestras calles y callejas.