Saltar al contenido
Sabores de Córdoba

Picadillos de verano de Córdoba

Por Chary Serrano.

Picadillo cordobés

En Córdoba el nombre de picadillo o “picaillo” viene de la forma en que hay que preparar los ingredientes: bien “picaillos”, es decir: a trozos regulares y pequeños.

Hay que diferenciar entre los picadillos de invierno (que trataré en otro artículo, cuando estén de temporada) y los picadillos de verano, de los que trata este tema. Se trata de una sencilla ensalada veraniega.

En verano el huerto da buenos productos y entre ellos los tomates, pimientos y cebolla que necesitamos para este plato. Ahora encontramos todos los ingredientes en el mercado en cualquier época, pero es en verano cuando están de temporada, con todo su sabor natural y a mejor precio. Antiguamente solo se podían consumir en esta época.

El picadillo cordobés se consumía en la mayoría de las casas casi todos los días en verano y creo que a la mayoría siempre nos ha gustado mojar con pan de telera el  jugo que sueltan los tomates mezclado con el aceite. Por esa razón siempre se ha servido en plato hondo, para recoger mejor los jugos. Exquisito, en su sencillez.

Fresco, nutritivo y muy rico, aderezado con un buen aceite de oliva virgen extra, constituye un primer plato que os voy a presentar en tres versiones: La tradicional y económica: solo con las hortalizas, que ahora se denomina vegana, otra con atún y una tercera mas completa con aceitunas, atún y huevo duro.

Picadillo básico

Ingredientes para 4 comensales:

  • 500 gr. de tomate
  • 100 gr. de cebolla
  • 200 gr. de pimiento verde y/o rojo, al gusto
  • Aceite de oliva virgen extra (2 ó 3 cucharadas aprox.)
  • Sal al gusto
  • Vinagre de vino de Montilla-Moriles (opcional)

Picadillo con atún y/o huevo duro

Receta básica más 1 lata de atun en aceite y/o 2 huevos duros.

Picadillo con atún, huevos y aceitunas

Receta básica más una lata de atún, dos huevos duros y aceitunas.

Cómo se hace el picadillo cordobés

Después de lavar bien todos los ingredientes se trocean. Se aliña con aove y sal. Y si os gusta, con vinagre.  Yo prefiero no echar vinagre a las ensaladas que tienen tomate, pero eso, como todo en la cocina, va en gustos.

Con estos mismos ingredientes más una lata de atún hacemos la segunda opción. También se suele poner con huevo duro.

Y en la tercera opción, se convierte en un  plato mas contundente y rico, pues se le agrega además del atún y el huevo duro, unas aceitunas.

Nuestro recetario popular es sabio, aportando en cada época los nutrientes que necesitamos.

En cualquiera de estas clásicas versiones y en muchas más que hoy en día hacemos, tenemos un entrante muy sano y pleno de sabor.