Saltar al contenido
Sabores de Córdoba

Torrijas de Córdoba tradicionales

Receta de elaboración de Torrijas caseras tradicionales de Córdoba - España

Por Chary Serrano, del blog Mi cocina y otras cosas.

La torrija es un dulce antiguo, documentado en el siglo XV y que se extiende por toda España.

En Córdoba es el postre o merienda mas popular de la Cuaresma y especialmente de los días de Semana Santa.

El pan que se usa es el sobrante de días anteriores. Además, los panes asentados absorben más leche que el tierno, así quedan mas jugosas por dentro.

En su origen las torrijas se hacían empapadas de vino rebajado en agua. Según se rebajara, y según qué cantidad se comiera, se podría coger una cierta borrachera por lo que adquirió ese nombre.

Actualmente lo normal es hacerlas remojadas en leche infusionadas con piel de limón y/o de naranja y canela en rama.

Se terminan indistintamente rebozadas en azúcar y canela, o en miel.


Ingredientes:

  • 1 barra de pan de miga prieta de uno o dos días
  • 750 mililitros de leche
  • 100 gramos de azúcar, más la cantidad necesaria para después espolvorear las torrijas
  • 1 trozo de piel de limón
  • 1 trozo de piel de naranja
  • 1 ramita de canela
  • 3 huevos L
  • Aceite de Oliva Virgen Extra de sabor suave, suficiente para freír.
  • Canela en polvo adicional para espolvorear
  • Opcional: miel, para bañarlas

Cómo se elaboran las Torrijas caseras cordobesas:

En un cazo ponemos la leche con las pieles de naranja y limón, el azúcar y la rama de canela. Lo llevamos a ebullición y cuando hierva apartamos y dejamos que infusione tapada hasta que entibie. Después se cuela.

Cortamos el pan en rebanadas en oblicuo de unos dos centímetros de ancho.

Ponemos las rebanadas de pan en una fuente grande con leche infusionada en el fondo y vertemos la leche sobrante por encima de ellas.

Se baten los huevos hasta que queden espumosos y se les añade dos cucharadas de la leche preparada. Se vuelve a batir.

Ponemos a calentar una sartén honda con aceite de oliva virgen extra. Cuando el aceite está bien caliente, pero que no llegue a humear, se van remojando las torrijas en huevo batido y se van pasando a la sartén.

Se fríen por ambos lados y se van poniendo sobre un papel absorbente.

A continuación se rebozan en azúcar y canela, o en miel ligeramente rabajada con agua

Se pueden conservar hasta dos días, manteniéndolas bien tapadas en un lugar fresco.